Hilda Téllez Lino




Trabajando por los derechos humanos. Comprometida con la igualdad y la no discriminación

Twitter

LinkedIn

Facebook

¿Quién soy yo?

Nací en 1970, en una familia pequeña, compuesta por mi madre Sofía, mi padre Pedro y mi hermano mayor Sergio. Mi madre fue mi maestra y guía, me enseñó desde muy pequeña a trabajar.

Soy de la afortunada generación que volvía sola de la escuela a casa, que podía pasar por el medio de un parque y jugaba con mis vecinas y vecinos en las calle. La secundaria la pasé en una escuela pública solo de mujeres y la preparatoria igual, pero con acompañamiento de corte religioso.

Por cuestiones económicas poco faltó para no ingresar a la Universidad, pero mi tenacidad era mayor, así que logré concluir la licenciatura y especialidad con beca escolar.

Esos años universitarios fueron los más complejos en mi vida personal, pero sirvieron para crecer y fortalecerme, sin la menor duda lo vivido me hizo trazar un camino y no perder de vista por donde debía seguir; así, encontré uno de los mejores espacio de crecimiento personal y profesional, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, por casi 15 años me comprometí con todo el corazón y viví grandes batallas, muchas de gran dolor y otro tanto de satisfacción, acompañada de un gran equipo.


Dos logros profesionales en el lapso laborado en la CDHDF fueron, ser Titular del Servicio Profesional en Derechos Humanos (Titularidad obtenida por la vía de excepción prevista en la reforma al artículo 6 transitorio del Estatuto del Servicio Profesional en Derechos Humanos de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. (2006) y obtener el grado de Maestra en Derechos Humanos y Democracia en la Facultad Latinoamericana de Derechos Sociales, Sede México, FLACSO.

Después, tuve la maravillosa oportunidad de estar casi por 6 años en el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, otra instancia en la que trabajamos por combatir las grandes desigualdades, entorno de cambio y logros.

Hoy a más de 21 años inmersa en el trabajo por los derechos humanos me incorporé nuevamente a un órgano autónomo, la CNDH. Los días pasan y es inevitable no indignarse una y otra vez ante la injusticia; imposible permanecer inmóvil y no dolerse ante las distintas violencias y a diario buscar caminos para que el pedazo de esperanza que nos depositan las víctimas tenga una salida.

Soy una mujer que defiendo lo que creo y pienso, respeto la pluralidad de opiniones. Mi compromiso con la vida es la defensa de los derechos humanos y la democracia. El sistema mexicano actual es producto de avances democráticos, sin duda, pero aún no logra corregir las desigualdades estructurales. Por ello, busco coadyuvar y contribuir a un proceso de cambio que permita que mujeres y hombres de cualquier edad ejerciten y les sean respetados sus derechos humanos sin restricción alguna. Amo vivir, a mi hijo, a mi pareja, y a mi familia compuesta y ampliada.
 


​- Hilda